Noche de Verano

En una noche de verano en las fiestas hay estaba el con un par de amigos y yo tan dulce y inocente. Mirándolo con el pensamiento de que no se fijara en mi, pero una vez más me equivocaba, él estaba pendiente de mi cuando pasaba por su lado, nunca lo imaginaria.
Al escuchar que llamaban a alguien me di media vuelta y hay estaba él con sus ojos color miel y su piel morena frente a mi, nos presentamos, el intentó disimular de que me conocía de algo (no era verdad) pero le seguí el juego.
Y eso se quedó en saludos sí nos veíamos por la calle, pero los dos sabíamos que no se iva a quedar sólo en eso.
Un día me lo encontré y me dijo que se iva y hay mis ilusiones se desplomaron, pero seguiríamos en contacto pero no sería suficiente.
Pasaron ya dos años de aquello, el volvió y nos encontramos pero está vez no quedó sólo en saludos sí no el algo más…

somosletras
Estoy segura que cuando me vio por primera vez nunca le pasó por la cabeza que cuando yo quería, quería en serio, con todo lo que eso conlleva; besos, caricias, amor, regalos, sorpresas, sexo, dramas, celos, peleas a deshoras, noches de insomnio, reproches… Se empeñó en conquistarme, queriendo parecer más interesante de lo que realmente era, me enviaba mensajes de texto temprano en la mañana a veces románticos, a veces chistosos y, en el peor/mejor de los casos sexosos, pensaba que besándome podía convencerme de ir otro paso adelante con él, que con eso cambiaría mi vida y nos hizo el favor de estar juntos, nos permitió amarnos. Disfruté vernos comiéndonos las ganas, cada tarde de té caliente, cómo me leía el cuerpo como si estuviera escrita en Braille, porque decía que ese era el verdadero ¨idioma¨ del amor, cuando él ni siquiera sabía hablar francés. Íbamos juntos de aquí para allá hasta que en algún momento del camino nos paramos en el super e hicimos una compra de infelicidad, pensaba que lo único que nos podía separar eran los 0,055 o 0,07 mm de grosor de cada condón que utilizábamos, pero la distancia sentimental que creamos fue mayor.
Karina Montero. (via m2karina)
hachedesilencio
Mírate caminar, mujer, estás para que te amen. Que se rompan las ventanas cada vez que pasas cerca y se hagan grietas en el piso con los zapatos que tocas, para que piensen en ti cuando se apagan las luces y seas el primer deseo que alguien pida al despertar. Mírate bien, mujer, no estás para que te engañen, ni que te quieran a medias. No estás para ser segunda opción.
Estefanía Mitre (Helena desnuda)